¿Qué celebramos en Semana Santa?

¿Qué celebramos en Semana Santa? Unas breves líneas aclaratorias.

La imagen puede contener: una persona

En las culturas antiguas se ofrecía un sacrificio para redimir la transgresión acaecida contra el orden natural. La transgresión, concretamente, es aquella creencia de que no hay norma o regla exterior a uno mismo, más que aquella que le place y desea en cada momento al Ser Humano.  Es decir, en creer que nosotros somos Dios, autosuficientes y autárquicos (el camino de la Gnosis), en el orgullo que proviene de esta creencia y que hizo caer a Lucifer a los infiernos.Esto lo vemos personificado en no obedecer a Dios en el Edén, comiendo la manzana del pecado. Pero, también en otras muchas otras religiones, por ejemplo entre los griegos con el concepto de hybris, el castigo a Prometeo o en las tragedias de Edipo Rey o Antígona de Sófocles.

Así, para redimir esta falta y estar en comunión con las divinidades, en Grecia se realizaba una libación de vino hacia las deidades, entre los celtas, las vísceras de un animal o entre los aztecas corazones humanos para aplacar a los dioses. En el Cristianismo, el amor de Dios es tan grande por nosotros, y nuestra transgresión tan grande (no será, pues, casualidad que se encarne en el pueblo más transgresor, el hebreo), que es el propio Creador, el que va a ofrecer a su propio hijo encarnado en hombre (de ahí, la expresión “cordero de Dios”, pues un cordero era siempre sacrificado a la divinidad en aquel tiempo y lugar) para que podamos volver a estar en consonancia con el orden natural.

Ese acto de amor supremo, consciente y deseado (recordemos las tentaciones del Diablo a Jesucristo en el Monte de los Olivos para que no lo realizara como sus sufrimiento y agonía en la Cruz), es el que celebramos en Semana Santa.

Es bueno, también recordar que las semejanzas con otras temáticas religiosas o culturales que coinciden (desde la muerte de Sócrates por la verdad, eldescuartizamiento de Osiris, los misterios de Eleusis con el grano y vino, o el dios del maíz azteca como representante del ciclo de la vida), se deben interpretar como la existencia de una Verdad primordial presente en el Ser Humano, que se desvela parcialmente hasta la llegada de Cristo al mundo, cuando es personificada de manera absoluta. Lo que decía Lewis: ser cristiano no significa negar la verdad parcial de otros cultos, sino aceptar la verdad absoluta de Cristo. Y, ahí, es en lo que se diferencia su tolerancia real de la del ateo moderno, opuesto a toda creencia no naturalista, es decir, al 99% de la humanidad (Hinduístas, animistas, budistas, musulmanes, etc…), el 99% de su historia.

En definitiva, el misterio de la vida es Jesucristo, ya que Él es la verdad. Dios se hizo hombre para compartir nuestra condición y morir en la cruz con el último objetivo de poder redimirnos tanto con su ejemplo como sacrificio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s